Cae una banda de rumanos que robaba con violencia ancianas de l’Hospital y Barcelona que seleccionaban en la iglesia

marzo 29 08:24 2016 Print This Article
La detención se realizó el pasado día 22 en l'Hospitalet

La detención se realizó el pasado día 22 en l’Hospitalet

Los Mossos han desarticulado una banda formada por cuatro personas de nacionalidad rumana a la que se atribuyen seis robos violentos a mujeres de edad avanzada en sus domicilios, una de las cuales falleció tras ser asaltada y a consecuencia de las heridas que le causaron. Las víctimas, en su mayoría, eran seguidas desde iglesias de l’Hospitalet y Barcelona. El juez decretó el ingreso en prisión para uno de los detenidos y libertad con cargos para una mujer. Los otros dos integrantes de la banda ya están en prisión cumpliendo condena, por lo que queda pendiente que el juez determine cuál será su situación final.

La investigación se remonta a un robo violento que se produjo el 1 de diciembre de 2015 en L’Hospitalet de Llobregat. Un hombre se encontró a su hermana de 84 años tumbada en el suelo e inmovilizada de pies y manos con cinta americana, con varias heridas y medio inconsciente. El piso estaba revuelto, con la puerta de acceso cerrada de golpe y las llaves por dentro. A consecuencia de las heridas trasladaron a la mujer al hospital con pronóstico muy grave, donde murió tres semanas más tarde.

Otro de los hechos se produjo el 5 de enero de este año también en un domicilio de Hospitalet. La víctima, una mujer de 81 años, estaba durmiendo en su dormitorio y se dio cuenta de que alguien le estaba abriendo el cajón de la mesita de noche. Ante la situación inesperada dio un grito y el ladrón le dio varios puñetazos en la cara. El individuo, explican los Mossos “utilizó un alto grado de violencia hacia la víctima”. Como resultado de la agresión la mujer perdió su prótesis dental y presentaba varios hematomas en toda la cara.

En este punto de la investigación los agentes lograron identificar como posibles autores de los dos asaltos a un grupo de personas de origen rumano vecinos de L’Hospitalet de Llobregat. Paralelamente, la investigación confluyó con otra que estaban llevando a cabo agentes de la Unidad de Robos Violentos de Barcelona que indagaban un grupo de personas por varios asaltos de características similares en la localidad de Barcelona. Se da la circunstancia de que tanto en los asaltos de Hospitalet como en los de Barcelona, ​​las víctimas siempre eran mujeres de edad avanzada y con movilidad reducida. En el momento en que los dos grupos investigadores se intercambiaron la información concluyeron que se trataba del mismo grupo criminal. Por este motivo crearon un equipo conjunto de trabajo para poder coordinar la investigación.

Los cuatro hechos que investigaba la Unidad de Robos Violentos de Barcelona se habían producido entre el 29 de julio de 2015 y el 21 de enero de 2016. Todos los robos seguían un mismo patrón: la víctima era una mujer de entre 83 y 87 años que vivía sola en un domicilio del barrio de Sants y que tenía un alto grado de vulnerabilidad derivado de la movilidad reducida o de otras circunstancias como la deficiencia visual.

A partir de la información recopilada por los investigadores en el transcurso de las pesquisas pudieron determinar la presunta autoría de los hechos. La inspección ocular realizada en los domicilios de las víctimas por parte de los agentes de la policía científica proporcionó nuevos elementos para la investigación. En este sentido, uno de los factores clave fue la verificación del positivo de los restos de ADN de uno de los investigados encontradas en el piso de la víctima que acabó muriendo.


Los policías establecieron que los integrantes del grupo seleccionaban las ancianas en lugares de reunión y encuentro habituales de personas de edad avanzada. Se ha constatado que uno de estos lugares eran las iglesias: los investigados se hacían pasar por mendigos que pedían limosna y las elegían cuando observaban que llevaban puestas joyas u otros complementos de valor que les llamaran la atención. También les hablaban para ganarse su confianza y procuraban obtener detalles de su vida privada que les permitieran determinar su grado de vulnerabilidad como el hecho de que vivieran solas o si tenían familiares. Cuando ya disponían de esta información las seguían discretamente hasta el domicilio y, una vez allí, esperaban a que salieran para asaltarlas, las hacían entrar en el piso y sustraían todos los objetos de valor, preferentemente joyas. Al hacerlo, no dudaban en agredirlas para conseguir su objetivo.

La investigación llegó a un punto en que se determinó que los miembros del grupo querían irse del país, pero antes querían obtener una gran cantidad de joyas con nuevas víctimas. Los agentes policiales constataron que la banda, con este fin, estaba haciendo un seguimiento a un hombre y dos mujeres con las mismas características de vulnerabilidad, los agentes decidieron finalizar la investigación y poner en marcha el operativo para poder detener a los autores de los robos.

El día 22 de marzo se realizó una entrada y registro en el piso de los investigados y arrestaron a un hombre y una mujer. Los otros dos implicados en los robos ya estaban en prisión por otros hechos. Durante el registro los agentes encontraron un abrigo de bisón y cerca de 50 joyas entre las que había anillos, pulseras, pendientes o relojes. En estos momentos se está investigando la procedencia para comprobar con qué robos están relacionadas.

  Article "tagged" as:
  Categories: