Decomisada una tonelada de hachís a una banda marroquí que operaba en el Baix Llobregat

marzo 30 08:21 2016 Print This Article
La banda traía la droga directamente desde Marruecos

La banda traía la droga directamente desde Marruecos

Una importante operación de los Mossos d’Esquadra ha permitido acabar con una banda dedicada al tráfico de hachís en el Baix Llobregat. Las actuaciones se han ejecutado bajo la tutela del Juzgado de Instrucción núm. 2 de Cornellà de Llobregat y en total han comportado seis detenidos, todos ellos de nacionalidad marroquí de los cuales cinco han ingresado en prisión, se han decomisado 1.200 kilogramos de hachís con un valor aproximado de 1.940.000 euros en el mercado ilícito, así como utensilios y material que servían para el almacenamiento y distribución de la droga.

La investigación se inició durante el mes de septiembre de 2015 a raíz de la interceptación de un cargamento de 300 kilogramos de hachís en un control de tráfico efectuado por la Policía Local de Sant Joan Despí en el que se detuvo a un hombre de 37 años y de nacionalidad marroquí. Con la información recopilada, los investigadores observaron indicios de la existencia de una infraestructura organizada con capacidad de obtención de hachís directamente desde Marruecos y posterior distribución en España y otros países de la Unión Europea.

El 30 de enero de este año, se detuvieron dos transportistas miembros de la organización, de 41 y 29 años, de nacionalidad marroquí. Ambos estaban en posesión de un cargamento de 160 kilogramos de hachís cuando cubrían la ruta Cádiz-Barcelona. Este hecho abrió la línea de investigación que finalmente posibilitó la identificación de los máximos responsables de la red investigada.

El pasado 16 de marzo, efectivos del Área de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana Sur (AIC RPMS) conjuntamente con agentes del Área Regional de Recursos Operativos y de la Unidad Canina del cuerpo de Mossos realizaron diferentes diligencias judiciales de entradas y registro a cuatro inmuebles situados en municipios del Baix Llobregat y Barcelonès.


En este dispositivo se detuvieron a los tres principales responsables del grupo criminal con edades comprendidas entre los 22 y 28 años, y de nacionalidad marroquí. En un local de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona) se decomisaron 750 kilogramos de hachís, 70.000 euros en efectivo, un arma corta de fuego y diferentes armas prohibidas. En este lugar de almacenamiento se realizaba la distribución de las sustancias estupefacientes, principalmente, por la provincia de Barcelona, ​​así como se disponían los contactos con distribuidores para introducirla en Alemania y Francia.

Se da la circunstancia de que los responsables son de la misma familia, tres hermanos, dos de ellos ya encarcelados. Uno de los investigados regentaba un bar en el Hospitalet, lugar donde se aprovechaba para facilitar los contactos entre el resto de personas que se encargaban de hacer toda la distribución y que participaban en el transporte. Además, toda la familia disponía de una gran cantidad de teléfonos móviles y cambiaba frecuentemente las líneas de teléfono con el fin de ejecutar los delitos con impunidad.